Seguirme por email

Wednesday, 11 December 2013

LA VIDA, ¿QUE SENTIDO TIENE?

Recientemente asistí a un seminario invitada por un colega, a quien de antemano le agradezco profundamente la experiencia. El mismo se llamó 1er Seminario Internacional desde la Logoterapia "Lo que Duele se Llama Vacío" dictada por la Msc. Sandra Barbero, asistieron 250 personas, entre ellas, yo.


El evento comenzó con un tópico simple pero muy importante y es el de, recordar quienes somos. Reconozco me sorprendió la sencillez con la cual la ponente -quien cabe destacar tiene un extenso curriculum- durante todo el seminario, hizo contacto con las 250 almas que ahí estuvimos, si te preguntas: ¿Fue vivencial?, pues sí!


Habló del porque, para que, como, donde, de donde, para donde y hacia donde, del Sentido de Vida. Ante tan profundo aunque sencillamente expuesto tema, tenía que prestar toda mi atención -pensé- pero no hizo falta pues, me atrapo desde su comienzo. Atrapada en aquel ambiente lleno de sentido -así lo experimente- me hice preguntas a nivel profesional y personal que esbozare lo mejor posible en estas líneas.

La primera pregunta que surgió fue a nivel profesional: ¿Qué hace que el ser humano olvide de donde viene?, la respuesta -aunque para muchos profesionales signifique una amplia variedad de criterios del DSM- para mi fue la de "Darse Cuenta" que, según la gestalt significaría notar lo que sucede dentro de si mismo y su alrededor, lo cual habla de la acción de ponerse en contacto consigo mismo y sus verdaderos deseos, aceptación en resumidas cuentas. 

Desde mi punto de vista pienso que, en el mismo momento en el cual un ser humano hace contacto consigo mismo, se hace consciente, disposición que le permite tal vez, salir de la existencia provisional de la que habla Viktor Frankl, quien expone este estado como el vivir día a día, inconsciente de su propósito. Sin caer en la abstracción permanente, se podría describir como un estado inerte del ser. La carencia de vida en el ser humano que experimenta su existencia como un simple episodio, hace que pierda de toda vista su propia humanidad; Deshumanizado ya por esta carencia, busca desenfrenadamente el placer, lo cual haría que se instale un vacío, y ante este vacío, el hombre se ve desposeído, a sus propias manos, de si mismo. 

Disociado ya en ese caminar, podría hacer una lista muy extensa de las atrocidades que este estilo de existencia faculta al hombre, para realizar las más perversas de las acciones, convirtiéndose a si mismo en una patología ambulante de no someterse a un tratamiento psicoterapeutico.

Patológico ya, su ser va inconsciente de su andar y, a consecuencia de esto, el andar de su prójimo. Anestesiado por el placer que deriva de sus acciones -según mi experiencia- solo cabe el acompañamiento y la guía que, tendría como propósito, provocar un estado ávido de alerta sobre las consecuencias de sus actos, de lo cual podría originarse una sensibilizacion, induciéndolo así hacia su auto actualización.

Otra pregunta que surgió en mi mente fue ¿Qué responder a un niño luego de relatar su experiencia de abuso? ¿Cómo explicar la conducta del adulto que comete el delito? Menudas preguntas pues, he estado ahí. En muchas de las ocasiones en que un niño entra a consulta y relata su amarga experiencia, he comprobado que es efectiva la escucha activa, más que intentar explicar o reconfortar con palabras, en ese momento no quiere respuestas, solo estar ahí para escuchar; en esa escucha se denota también él vacío en el que se sumerge un niño violentado, la pregunta más frecuente es ¿por qué?

Ante ésta incógnita, veo de suma importancia a nivel psíquico el de la postura del terapeuta, según mi opinión cabe perfectamente la que expone Ludwing Binswagner quien hace referencia sobre el encuentro con el paciente como "La Chispa Divina", este argumenta que "El terapeuta, estará con el paciente siempre en el mismo plano, el plano de la comunidad de la existencia. No hará del enfermo un objeto sino que verá en el enfermo una pareja existencial. Encuentro es un estar uno con otro en el presente propio, es decir, en un presente tal que se sazona totalmente a partir del pasado y que también lleva en sí, la posibilidad de futuro". 

Ahora bien, tratándose de un pequeño, ¿Cómo hacer?. Desde mi experiencia terapéutica en el tratamiento de Abuso Sexual Infantil posterior a una valoración clínica, hallo efectivo, los encuentros grupales del mismo sexo, en un ambiente controlado realizar sesiones semanales tomando en cuenta lo que acota Rollo May en "El Dilema Existencial en el Hombre Moderno" que reza así: "Uno de los mayores peligros en América es la tendencia a creer que la técnica en si cambia a la gente, que cualquiera puede cambiar con solo encontrar el método adecuado. A menudo esta fe sirve como sustituto del coraje interno para enfrentar la propia existencia, tanto en sus posibilidades trágicas como en las placenteras. Hacer es a menudo más fácil, y puede aminorar la ansiedad más rápidamente que ser". Por cuanto es importante la construcción, veo recomendable utilizar técnicas lúdicas para trabajar los siguientes temas:


  1. Establecimiento de Reglas del encuentro y de la Alianza Terapéutica
  2. Confianza y Apoyo
  3. Emociones
  4. El Desarrollo del No
  5. La Revelación del Trauma
  6. Prevención de Futuros Abusos
  7. Valorar el Genero
  8. La Rabia
  9. El Poder
  10. Su Cuerpo
  11. Autoestima
  12. El Futuro
Batres - Méndez.

En este último punto oportunamente cabe el tratamiento logoterapeutico en el niño -de 8 a 12 años- además de un trabajo en el acompañamiento de un nuevo resurgir, la terapia familiar centrada en el sentido de Elizabeth Lukas, transformaría de manera trascendental, lo que antes era un entorno de riesgo -la familia- en uno de protección, disminuyendo significativamente en el niño la tendencia a la revictimización.

Así pues, concluí que fue de gran ayuda, el ayudarme a comprender lo que viví ese día, pues si bien asistí al seminario buscando herramientas para mis pacientes, salí ganado por partida doble pues, creciendo yo, crecen mis pacientes, por aquello que reza que, no se puede dar lo que no se tiene. 


SI CREES EN LA FRASE
YO CREO EN UN MUNDO MEJOR
EMPIEZA POR QUITARLE EL "EN"